Las necesidades de la gente autista (y de la gente discapacitada en general, pero me centraré en el caso autista) no son necesidades especiales.

Que la población alista (no autista) no tenga estas necesidades o no le sean tan acuciantes no significa que sean especiales. Son necesidades básicas, BÁSICAS para nuestro bienestar, nuestra supervivencia, para no sentir dolor o angustia y, en definitiva, tener una calidad de vida decente.

Llamar a nuestras necesidades “especiales”, sin ser un acto de mala fe, sí que denota capacitismo y condescendencia. Es mandar a la otredad nuestras necesidades, que si se llaman necesidades será porque nos son necesarias, no accesorias.

sunflower-3159497_1920

Todo el mundo necesita agua para vivir. Es una necesidad que compartimos todas las personas y la mayoría de seres vivos (y no digo todos porque no lo sé en realidad). Sería una necesidad general. En contraposición, una necesidad que sólo tiene un grupo determinado de personas, se llamaría necesidad especial. Esto, en teoría, está muy bien, lo que ocurre es que en la práctica, sólo se denominan de esta manera las necesidades especiales de las personas diferentes, las discapacitadas, las extrañas, las raras, las otras, las que son consideradas personas de segunda.

Las personas necesitan socializar, forma parte de la naturaleza humana y es algo básico en la supervivencia de nuestra especie a lo largo de la historia. Sin embargo, esta necesidad se presenta de forma mucho más exigente en la población NT (neurotípica), así generalizando, seguro que existen numerosas excepciones.

Les autistas, por lo general, no necesitamos interactuar con mucha gente ni demasiado tiempo para sentir satisfecha nuestra necesidad de socialización. Les NT, en cambio, requieren una cantidad abrumadora de interacciones sociales.

people-2557396_1920

Y esa necesidad, a pesar de que se da en un grupo específico de la población, no se considera una necesidad especial. ¿Por qué? Porque esa necesidad conlleva una conducta que la sociedad en la que vivimos considera NORMAL  y DESEABLE. Cuenta con la aprobación del gran público.

Así, cuando las mamás llevan a sus peques al parque para que jueguen y conozcan a otros peques, no se considera que están adaptando su comportamiento a una necesidad especial, porque es lo normal. Cuando en el colegio les profes juntan a su alumnado por parejas, o en grupos, ya sea para hacer un trabajo o simplemente para impartir la clase, tampoco se considera que se esté realizando ningún sobre esfuerzo para adaptar el aula a esa necesidad de socialización, porque es lo normal y deseable, incluso aunque le suponga un quebradero de cabeza al profesorado, pero bueno, es uno asumible ¿no? No es como cuando hay que hacer adaptaciones para no dañar la sensorialidad de alguien autista. Eso, por alguna razón (misautismia), no es asumible.

Cuando les compis del trabajo dicen de quedar después de la jornada para “tomar unas cervezas” o “un café” o lo que sea, no se piensa que esta conducta responda a la necesidad especial que tiene la gente NT de socializar, solo se ve como algo normal, que hace la gente normal, que le gusta hacer a la gente normal, y si por lo que sea rehúsas frecuentemente estas invitaciones, se deja de considerarte normal con todo el estigma que ello conlleva.

Así que no, las necesidades de la población NT (hay más, por supuesto) no se consideran “necesidades especiales”, no tienen nada de especial, son la norma, y la norma es lo que hay que seguir y, llegado el caso, lo que hay que imponer, tanto a les demás como a une misme).

rules-1339917_1280

Según mi modo de entender la sociedad (siempre cambiante conforme me formo, informo y aprendo de ella) mientras las necesidades de las personas se separen y agrupen en “normales” y “especiales”, quienes tenemos necesidades que difieren de las aceptadas como normales y básicas, sufriremos el que otras personas se vean con el derecho y la potestad de negarnos el satisfacer nuestras necesidades básicas.

Para intentar ilustraros con un ejemplo: yo suelo stimear bastante, más de pequeña creo, o al menos de otras formas que al parecer irritaban a la gente adulta que tenía poder sobre mí (no a toda, lo que resultaba confuso). Mis stims (estereotipias) son una imperiosa necesidad para mí puesto que reprimirlos me ha causado en el pasado terribles crisis (que los médicos han llegado a confundir con epilepsia). Pero la gente se ha limitado, en demasiadas ocasiones, a obligarme a reprimir y esconder esta conducta creyendo que se trataba de un capricho por mi parte, o un acto de rebeldía.

fidget-spinner-2343174_1920

A toda la gente en el espectro autista que me lee, deciros que vuestras necesidades, por particulares que sean, son importantes, son válidas, y estáis en todo vuestro derecho a luchar porque se reconozcan como tales.

¡Hasta la próxima!

Anuncios