He estado reflexionando sobre esta noticia, aunque en realidad no hay mucho que reflexionar:

http://www.thetimesnews.com/news/20180107/labcorp-patents-autism-diagnosis-method

¿El destino de la población autista es entonces extinguirse? Creo que no, o quiero creer que no, pero tal y como ha sucedido con la gente con Síndrome de Down, es una posibilidad más que plausible. Y esta predicción, que podrá ser más acertada o no, sólo el tiempo lo dirá, me pone triste, muy triste y os voy a contar por qué.

Primero porque pensar que muchísima gente va a decidir no tener une hije como yo, hace que me sienta despreciada. Todo lo que soy, lo soy siendo autista. No puedo separarme de mi autismo, es intrínseco a mí, lo bueno y lo malo, lo regular y lo neutro. El autismo no es lo único que me define, pero si no fuera autista sería una persona muy distinta y, por lo tanto, no sería yo. Y hasta el momento, yo me estimaba a mí misma, me gustaba mi forma de ser (tal vez no todo al 100% pero sí en general), me gustaba la persona en la que me había convertido y en la que pretendo convertirme cuando sea más mayor. Sin embargo, al parecer, ser como yo no es lo que la gente quiere para sus hijes (estoy generalizando), no quieren cuidar a alguien como yo, no quieren a alguien como yo, no me quieren a mí (así es como funciona mi bucle mental en este tema) por lo tanto, soy indeseable. Para la sociedad sería mejor que yo no hubiera nacido. Esa es la conclusión a la que llego.

error-2129569_1920

Mis aportaciones, al parecer, no valen nada. Mi trabajo, mis cuidados (sí, soy autista y discapacitada y aún así me he pasado casi toda la vida proporcionando cuidados, además de recibirlos) y mi esfuerzo, no valen nada. Peor aún, la sociedad, esta sociedad tan bonita (sarcasmo) que hemos creado, considera que el coste que supongo es más elevado que los beneficios que puedo producir, así que es mejor no seguir trayendo al mundo más sujetos como yo.

No sé si os podéis hacer una idea del sentimiento de inutilidad que esto me produce, de ser una carga, un lastre, un despojo apenas humano. Si yo me siento así, no quiero imaginar otra gente autista cómo tiene que estar sufriendo, gente que no partía del mismo nivel elevado de autoestima que yo.

La otra parte que me pone triste de este asunto, es que no habrá más gente autista. Sí, se que el autismo suele conllevar algún grado de discapacidad, a veces más, a veces menos, pero es que las vidas discapacitadas también merecen la pena ser vividas por más que la gente no discapacitada trate de enseñar lo contrario. Pero este es otro tema. Decía que me pone triste una perspectiva en la que ya no haya más gente autista en el mundo porque, la verdad, es que muchas de mis personas favortias son (o sospecho que son) autistas. Esto no significa que toda la gente autista me caiga bien, en absoluto, os lo aseguro. Tampoco significa que no haya gente alista e incluso neurotípica que me caiga bien. Significa, simplemente, que algunas de las personas más relevantes de mi vida son autistas y sin ellas, la vida se me antoja muy gris, vacía y sin sentido. Y no, no me imagino a esas personas sin su autismo, no serían las mismas personas, igual que yo sin mi autismo no sería yo, sería otra persona que me sustituiría.

girl-2934257_1920

Así que aquí estoy, triste, muy triste por este panorama. Triste porque los escasos recursos de los que dispone la gente son invertidos en encontrar una forma de extinguirnos en vez de encontrar una forma de mejorar nuestra calidad de vida y de ser más autosuficientes. ¿Qué será de la humanidad sin su diversidad? No quiero ni imaginarlo.

Hasta la próxima, si seguimos en pie.

danbo-2549088_1920

 

Anuncios