No es la primera vez que hablo de maltrato, pero ¿qué es?, ¿qué lo identifica? ¿cómo combatirlo? (podéis ver otras entradas aquí, aquí , aquí y aquí).

Desearía escribir una entrada muy útil y práctica a este respecto, algo que le sirva a todo el mundo (o por lo menos a una considerable parte de la población) a evitar el maltrato (tanto ejercerlo como sufrirlo). Sin embargo soy sólo una persona humana, así que haré lo que pueda y, claro, desde mi propia perspectiva, que por analítica y honesta que trate de ser, no deja de ser también limitada y parcial.

¿Qué es el maltrato?

El maltrato no es ser mala persona, no necesariamente, no en el sentido de tener intenciones de hacer daño. Bueno, en realidad maltratar sí que nos convierte en malas personas, pero es muy posible que esa no fuera la intención inicial, y también es muy posible que las personas que maltratan no se consideren a sí mismas malas personas y, de hecho, realicen con más o menos frecuencia actos bondadosos. (Ya sabéis ese tópico que se dice cuando pillan a un asesino y familiares y vecines sueltan perlas como: “si era muy buen chico, muy educado, muy simpático,…”).

fist-1148029_1920

Probablemente por esto sea tan complicado y confuso identificar el maltrato y las personas que lo ejercen (casi todas en realidad, es una dinámica frecuente y si no nos percatamos es muy fácil que acabemos maltratando a alguien, y también es increíblemente frecuente que terminemos sufriendo el maltrato de seres queridos sin ser conscientes de ello).

Entonces, para ir al grano, ¿qué es el maltrato? El maltrato es una dinámica de poder por la que una persona controla a otra que está en situación más vulnerable mediante violencias de distintos tipos y/o una combinación de estas violencias: emocional, psicológica, económica, verbal, física, etc. (El chantaje emocional y hacer luz de gas también son violencia, por si teníais dudas al respecto).  Una situación más vulnerable se constituye por cómo está conformada la sociedad, en la que se privilegia a unas personas en detrimento de otras por un montón de cuestiones arbitrarias: neurotipo, clase social, raza, (dis)capacidad, peso corporal, edad, lugar de nacimiento, religión y un larguísimo etc.

De esta forma hay personas que por sus coordenadas sociales tienen más probabilidades de ser maltratadas porque hay muchas más personas por encima de ellas en la escala jerarquizada de privilegios y otras, que por el contrario, están en una posición que favorece que se conviertan en ejecutoras del maltrato. En cualquier caso, no creo que nadie se salve ni de ser víctima ni de ser verdugo (siempre hay gente más privilegiada y más vulnerable que une misme, y también dependerá de la situación y el contexto estar en una coordenada u otra de este mapa del poder).

rosa-2032803_1920

¿Cómo identificar el maltrato?

No todo el mundo con el poder de maltratar lo hace (aunque a veces se puede cometer de forma ocasional porque, bueno, el mundo entero parece funcionar de esta forma, desde lo particular a lo institucional). Aunque creo que prácticamente todo el mundo ha maltratado alguna vez, o por lo menos ha cometido alguna agresión o ejercido violencia hacia otres en momentos puntuales, hay gente que parece no saber relacionarse con ciertas personas de otro modo que no sea maltratando.

Hay gente que se escuda en el amor y la preocupación para hacerse con el control absoluto de la persona a la que supuestamente ama y de la que supuestamente se preocupa. Pondré de ejemplo mis casos particulares: mi expareja hombre y mi propia madre. Nota: el dicho aquel de “el poder corrompe” me lo creo totalmente, o igual es que las personas corrompidas y perversas son más proclives a utilizar las armas del poder para sus fines.

El caso de mi madre: como madre tenía más poder que yo, tanto por edad (les adultes tienen más poder que les niñes en esta sociedad, aunque haya gente que crea que no) como por ser mi cuidadora (a les cuidadores se les otorga un gran poder y una gran responsabilidad sobre las personas que cuidan). También por el hecho de ser mi madre pues en esta sociedad les progenitores son considerades prácticamente dueñes de sus hijes. Bueno, la cuestión es que mi madre repetía constantemente una frase: “más vale que llores tú a que llore yo”. Y la cumplió a rajatabla. Lloré muchísimo y me sentí una mierda hasta hace dos días (y todavía no estoy completamente a salvo de su maltrato).

Con la excusa de “protegerme” me dañó de tal forma que jamás podré gozar de una salud mental de calidad. No podía salir sin su supervisión, no podía tener novio (ya no digamos novia), no podía tomar decisiones sobre mi propia vida, mi propio cuerpo o mi propia felicidad. Sin embargo debía obedecer cada una de sus normas sin cuestionarlas, realizar cada una de sus peticiones por egoístas que fueran (traéme una cerveza, limpia el baño, cuida de tu hermana, no salgas de tu cuarto, no le pongas mala cara a mi novio, no te quejes, ponte esto, haz la cena, no me contestes, no te defiendas, no seas feliz cuando yo estoy triste, no estés triste cuando yo soy feliz). Así que crecí pensando que lo que yo quería no importaba, que lo que yo pensara no importaba, que yo no importaba nada.

love-1281655_1920

No sé si he transmitido bien el daño que me causó y lo ilegítimo de su comportamiento hacia mí pero comprended que es un tema delicado y cuando trato de pensar en ello y convertirlo en palabras me cuesta un esfuerzo horroroso que hasta me nubla la vista. Pero prosigo.

El caso de mi ex: obviamente mi madre consiguió que le temiera y deseara huir de ella. Me ocasionó traumas que a día de hoy siguen cicatrizando en mi psique. Con todo ese dolor en mi interior y esas ansias por ser al fin libre para tomar mis propias decisiones y conocer lo que era una vida sin ella, fuente de mi sufrimiento, conocí al hombre que sería mi pareja durante casi nueve infernales años. Ya he hablado de él alguna vez en ocasiones anteriores. Él, por ser hombre en una sociedad patriarcal tenía más poder que yo. A pesar de haber sufrido también abusos en su infancia no empatizó conmigo, de hecho él creyó en todo momento que su comportamiento hacia mí era el adecuado, el de un salvador, el de un protector. Hay que ser muy ingenuo para creerse algo así después de las cosas que me hizo. También por su edad (diez años mayor que yo) se consideraba más sabio y, por lo tanto, con más poder para tomar decisiones por mí que yo misma (él sabía lo que me convenía mejor que yo, eso quería hacerme creer).

Mi ex me decía lo que debía hacer, cómo hacerlo, cómo debía sentirme con respecto a casi todo y me anuló por completo como persona. Como él mismo me dijo (palabras textuales), me quería porque era su chacha. Cuando se cansó de mí me dio la patada, incluso cuando sospeché que podía estar embarazada de él (afortunadamente no fue el caso). También acabé huyendo de él.

Mierda, al final me he desviado del pragmatismo que quería imbuir a esta entrada.

Conclusión: identificar el maltrato es complicado, a veces se disfraza de buenas intenciones, de amor, de protección, pero no es nada de eso. Es poder, simplemente poder. Si sientes que alguien te está controlando, que cada vez que tomas una decisión alguien te hace sentir mal por ella, que no eres tú quien tiene la última palabra sobre tu propia persona, sobre la ropa que usas, la comida que comes, el futuro que eliges; si percibes que empiezas a tener miedo de contarle tus pensamientos a una persona porque sabes que el resultado será que te sientas culpable, si el simple hecho de estar en la misma habitación que esa persona te causa tensión o malestar… es posible que te esté maltratando.

jeans-828693_1920

Hay maltratos más fáciles de percibir por la persona que está siendo maltratada, como el acoso escolar o el laboral, aunque siempre es muy complicado contarlo y pedir ayuda porque una de las bases del maltrato es sentir que lo que te pasa, que las agresiones que sufres, son culpa tuya, de alguna forma.

¿Cómo saber si estás maltratando a alguien? 

Si antepones tus emociones a las de la otra persona y, dada la autoridad que puedes ejercer sobre ella, decides utilizar ese poder para que esa persona te haga sentir a ti mejor a costa de su propia felicidad y/o crecimiento personal, probablemente estés maltratando. Si actúas así de forma recurrente porque no eres capaz de soportar la idea de no controlar a esa otra persona, lo más seguro es que seas une maltratadore. Enhorabuena, reconocerse como maltratadore es el primer paso para dejar de serlo, y todo el mundo tiene la capacidad de dejar de maltratar si lo acompaña de la voluntad y el deseo de dejar de hacerlo.

¿Cómo combatir el maltrato?

Esta es mi sugerencia, no tengo ni idea de su efectividad y estoy convencida de que debe haber muchas maneras más de combatir el maltrato, pero esto es lo que se me ocurre a mí:

Tras haberlo identificado creo que lo mejor es señalarlo, señalar a la persona maltratadora. No todo el mundo puede hacer esto sin riesgo, tenedlo en cuenta. Precisamente la persona maltratada suele ser la menos indicada para esto, corre un grave riesgo (a veces de muerte).  Supongo que en realidad el primer paso siempre será proteger a la víctima y sólo cuando esté a salvo proceder con su maltratadore. El foco de atención, de culpa y de responsabilidad debe recaer sobre quien maltrata, nunca al revés. Parece obvio pero no se está haciendo, igual que a la comunidad autista se nos exige parecer lo más NT posible para no ser agredides y tener los mismos derechos que las personas NT (bueno, los mismos los mismos no, por mucho que nos adaptemos no tenemos los mismos derechos).

El siguiente paso sería “hacer el vacío” a la persona maltratadora hasta que acepte relacionarse con el resto sin agredir, sin utilizar la violencia, sin imponer su voluntad, sin controlar, sin maltratar. Si habéis visto la serie Black Mirror, me refiero a algo parecido a lo que se le impone como castigo al prota del capítulo “Blanca Navidad”. La premisa es que una persona que no sabe relacionarse con personas vulnerables sin hacer daño, no debería tener el privilegio de relacionarse con nadie. Y es algo que podemos hacer todes, no depende de ningún sistema judicial. Y no es algo en lo que no tengamos experiencia. Condenamos al ostracismo a muchísimas personas cuyo único delito es no tener los recursos suficientes para sobrevivir en un sistema clasista, racista, capacitista, capitalista, etc. ¿No sería más justo ignorar no a quien necesita nuestra ayuda sino a quien nos daña, a quien daña a los seres más vulnerables de la sociedad?

black mirror

En cualquier caso estoy abierta a otras posibles medidas para terminar con el maltrato y a cuestionar la que yo he propuesto.

Ahora, para resumir, voy a hacer una lista con las principales ideas que deseaba transmitir en esta entrada:

  • Todo el mundo es susceptible de maltratar o ser víctima de maltrato.
  • Hay personas que no saben o quieren relacionarse de otra forma que no sea utilizando los distintos tipos de violencia de los que dispone.
  • Ser víctima de maltrato por una parte no exime a nadie de ser une maltratadore por otra parte.
  • Las personas vulnerables son más susceptibles de sufrir maltrato y por más vías.
  • El maltrato es una dinámica de poder. Una persona puede comportarse con otras de forma maravillosa y maltratar sin escrúpulos a quien es más vulnerable que ella misma.
  • Muchas veces es complicado saber si estás maltratando o siendo maltratade. Las dinámicas de poder pueden ser confusas.
  • Hay gente que maltrata que hará cualquier cosa con tal de seguir maltratando. Cuidado especial con este tipo de maltratadores.
  • La seguridad de la víctima de maltrato debería ser una prioridad a nivel social e institucional.
  • Todes podemos combatir el maltrato, pero si no sabes cómo hacerlo sin riesgo para la víctima mejor asegurarse primero de la seguridad de ésta.
  • A veces el maltrato se esconde en los recovecos más siniestros del amor y la preocupación.
  • Nuestra preocupación por una persona no puede estar por encima de la libertad y la salud (física, mental y emocional) de esa persona.
  • En mi opinión, una persona que no sabe relacionarse sin maltratar (aunque sea a una sola persona) no debería tener derecho a relacionarse con nadie.
  • Hay muchos tipos de violencia.
  • Hay muchos tipos de vulnerabilidades.
  • Si se quiere, se puede aprender a relacionarse sin maltratar a nadie.
  • A veces hacemos daño a otra persona o nos hacen daño y no significa que eso sea maltrato. El maltrato implica jerarquía, poder y violencia.
  • Sigo convencida de que en nuestras manos está el construir un mundo mejor. Un mundo sin maltrato sin duda sería un mundo mucho mejor.

fantasy-2945514_1920

Espero que os haya servido y no dudéis en aportar vuestras opiniones en los comentarios. ¡Hasta la próxima!

Nota: ¿por qué escribo con -e? Aquí la respuesta.

 

 

 

Anuncios