Es posible que en otras entradas hayáis visto que hablo con frecuencia sobre la opresión que sufrimos las personas autistas por ser autistas (y sobre las opresiones que sufrimos las personas que nos alejamos de la norma por cualquier otro motivo: color de piel, país de origen, religión, discapacidades varias, etc.)

Bien, hoy voy a tratar de ser más concreta sobre qué actitudes y privilegios de la población neurotípica nos dañan a la población autista.

  • La población NT tiene acceso a una educación más adecuada a sus necesidades. Esto significa que las personas autistas sufrimos ansiedad por tratar de seguir el ritmo NT o discriminación cuando es evidente que no podemos. Esto nos ocurre desde la infancia y arrastramos sus consecuencias el resto de nuestra vida. Por lo general, salvo que nuestras circunstancias familiares y económicas sean especialmente buenas, no nos es posible a una enorme cantidad de autistas el terminar nuestros estudios ni alcanzar nuestras metas académicas, a pesar de contar con el potencial intelectual para lograrlo (da lo mismo si nos referimos a concluir la ESO que un doctorado, debería ser una elección personal y no una imposición por el medio hostil en el que nos movemos).

pencil-918449_1920

  • La población NT tiene mayor acceso al trabajo, y en mucha mayor medida al trabajo cualificado. En este punto influye lo que he comentado antes sobre la educación, pero no se trata sólo de eso. Incluso autistas que han podido completar sus estudios hasta donde deseaban se encuentran después la casi infranqueable barrera de obtener un empleo. Dado que muchas características propias del autismo (stims, no mirar a los ojos, hablar con dificultad o no hablar, ansiedad, poca comprensión o adaptación de las normas sociales, honestidad,…) no sólo no se comprenden sino que se demonizan (esto es capacitismo puro y duro), superar con éxito una entrevista de trabajo es toda una odisea cuando no un milagro. Incluso si se nos da bien actuar y logramos dar una buena imagen a quien nos realiza la entrevista, es bastante fácil y probable que una vez empecemos a trabajar (especialmente si es un trabajo fuera de nuestro campo de interés) no seamos capaces de ser tan productives, o simpátiques, o sociales como la población NT y, por tanto, duremos más bien poco. Esto conlleva que una gran parte de las personas autistas del mundo seamos precarias económicamente, dependientes de familiares y/o parejas y, por tanto, vulnerables.
  • La población NT tiene menos probabilidades de ser marginada en grupos sociales. Les autistes nos encontramos la mayor parte del tiempo que en entornos mayoritariamente neurotípicos (la gran mayoría) se nos margina por ser autistas, incluso aunque nadie sepa que lo somos, ni siquiera nosotres. Nuestras particularidades son vistas como despreciables o peligrosas, raras en cualquier caso, y eso hace que se nos aparte de la sociedad. Sucede incluso dentro de las propias familias. La marginación social conlleva muchas consecuencias negativas, algunas fatales: depresión, ansiedad, baja autoestima, tratar de encajar a cualquier precio, aislamiento, TCAs, autolesiones, paranoia,… e incluso se puede llegar al suicidio.

desperate-2057116_1920

  • La población NT tiene menos probabilidades de sufrir acoso o maltrato. Sin embargo, para nosotres les autistas, es algo que vamos a sufrir en un momento u otro de nuestras vidas casi de forma ineludible. Puede que sea en nuestro seno familiar, donde no se comprenda nuestro comportamiento y se nos torture (a veces mediante terapias abusivas) para tratar de normalizarnos. Puede ser en el entorno escolar, donde se nos tache de rares (entre otras cosas) y que eso, por alguna razón que no comprendo, le otorgue el derecho a la gente no rara de acosarnos, insultarnos, pegarnos, martirizarnos y excluirnos. Puede que se sufra en una relación afectiva o romántica, yo misma he sido maltratada por mi expareja, y es un hecho que las mujeres autistas somos propensas a sufrir abusos sexuales y violencia machista. Aún así, no es el único tipo de violencia que podemos sufrir las personas autistas en relaciones afectivas. Amigues que se aprovechan de nosotres (he dejado más dinero del que me han devuelto, por ejemplo, y también he hecho más deberes y trabajos de los que me correspondían, todo por “amistad”). Puede ser que sea en el entorno laboral donde se nos maltrate, insultándonos, haciéndonos sentir inútiles, gritándonos, ignorándonos,… Y no quiero ni pensar en el maltrato que reciben les ancianes autistas, algo de lo que apenas se habla. Puede que suframos alguna de estas violencias, o puede que todas.
  • Los rasgos de la población NT se consideran lo normal y deseable. Cualquiera que no tenga un comportamiento NT se expone a sufrir algún tipo de violencia. Por ejemplo las personas con stims (de los que no suele tener la población NT, obviamente, con esos no hay problema) podemos ser marginadas, excluidas, atacadas y medicadas sin nuestro consentimiento para conseguir que estos stims desaparezcan, a pesar de ser inocuos (la mayoría) y que no causan daño a nadie. Se tratan de eliminar sólo porque no se consideran normales y, por tanto, son indeseables. Si una persona NT repica sus dedos contra la mesa o balancea una pierna mientras está sentada, no se observa como algo extraño ni nocivo, pero si yo aleteo mis manos, doy vueltas sobre mí misma o emito un sonido monocorde, entonces eso ya no es normal y, por lo tanto, en la mente colectiva, es algo perjudicial y es imperativo suprimirlo (o esconderlo al menos). Este es sólo un ejemplo, pero habría más, muchos más: no mirar a los ojos, mirar demasiado a los ojos, nuestra forma de vestir, de llevar el pelo, de hablar o de no hablar,… Todo el conjunto de lo que somos, salvo alguna excepción y siempre que les venga bien a les NT, es despreciado por no asemejarse a lo neurotípico.
  • La población NT es quien decide lo que está bien y lo que está mal. Esto es notable especialmente cuando les autistas somos infantes, pero no es algo que deje de suceder aunque crezcamos y nos hagamos más fuertes. Por ejemplo, para explicarme: la población NT ha decidido que lo que está bien es socializar mucho, que eso es sinónimo de felicidad o algo así. Pues bien, muches autistas no necesitamos ni deseamos socializar en tanta medida como lo que considera recomendable la población NT. De hecho, socializar en esa medida arbitraria escogida por la mentalidad NT puede dañar nuestra salud mental. Cuando somos niñes se nos obliga “por nuestro bien” a hacer un montón de cosas que no deseamos (esto es adultocentrismo). En el caso de les niñes autistes, si no se comprenden nuestras necesidades (o se piensa que lo que necesitamos es ser más como les niñes NT), se nos impondrá que imitemos el comportamiento NT y tratemos de socializar lo máximo posible. Porque eso es lo que se ha decidido que está bien, y preferir tener pocas amistades (o ninguna) y desear estar mucho tiempo a solas es lo que se ha decidido que está mal.

brain-2361147_1920

Con toda seguridad me dejo muchos comportamientos y privilegios NT pero no quiero extenderme mucho más para no empezar a divagar y que quede clara mi exposición.

La conclusión con estos cinco puntos es que las personas autistas tenemos menos derecho real (teóricamente no es así, pero en la práctica…) a la educación; al trabajo; a la independencia económica; a la elección personal del camino que nos conduce a la felicidad; a formar parte de la sociedad y ser relevantes en ella; a la integridad física, emocional y psicológica; a la autonomía; a la dignidad; a la salud mental; a la autodeterminación y, en definitiva, a ser nosotres mismes, autistas.

La pregunta ahora es la siguiente: ¿qué puede hacer la población NT para dejar de dañar a la población autista, aunque esa no sea su intención?

question-mark-2492009_1920

  • Revisarse sus privilegios, los que acabo de comentar, ser conscientes de ellos y tratar de evitarlos en la medida de sus posibilidades (a veces no es posible renunciar a un privilegio, no os torturéis por ello).
  • Comprender mejor el autismo leyendo y escuchando a personas autistas, no a gente NT que se considera experta en nosotres.
  • Si advertís que una persona NT está dañando a una persona autista o al colectivo autista mediante un discurso patologizante de nuestro neurotipo, agrediéndonos verbal o físicamente, o simplemente ignorando y negando nuestra realidad, tratad de defendernos sin robarnos nuestra voz. Por ejemplo podéis compartir textos de personas autistas para visibilizar nuestra realidad y nuestra lucha diaria.
  • No tratéis de normalizarnos, de curarnos ni de mejorarnos. En lugar de eso, tratad de que el mundo sea un lugar más seguro y amable con la diversidad humana, curad vuestros propios prejuicios y mejorad nuestra calidad de vida.
  • Usad esa empatía de la que hacéis gala para poneros en nuestro lugar.
  • Y bueno, en general, ya hablé sobre cómo ser un buen aliado de personas autistas.

cat-2489845_1920

Como siempre, espero que esta entrada os haya sido de utilidad y os haya gustado. Hasta la próxima.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios