Mis alas no tienen plumas
porque no están hechas para volar
pero yo las aleteo con esperanza
y también felicidad.
Tal vez algún día despegue,
tal vez alguna noche me estrelle.
¿De qué tienen miedo?
Mis alas no les pueden tocar.
¿Su movimiento les perturba?
Quizá por eso las quieren cortar.
¿De qué sirven unas alas sin plumas?
¿De qué sirven unas alas que no vuelan?
Se pregunta la gente sin alas,
mientras aleteo sin cesar
sabiendo la respuesta
que no quieren escuchar.
Mis alas crean vendavales
que se llevan el dolor.
Mis alas crean silencio
en el estruendoso fragor
de un mundo sin amor.
De mis alas nace la paz
que la gente me arrebata
con sus miradas implacables
y sus confusas ordenanzas.
Mis alas no me harán volar,
ni tendrán ritmo ni plumas,
pero son mías y las quiero
y nadie me las podrá quitar.
angel-1026438
*Este poema lo escribí originalmente como un estado de facebook. Refleja mis sentimientos con respecto al hecho de sentirme obligada a no mostrar mis estereotipias y tics al mundo neurotípico.
Anuncios