Una de las llamadas comorbilidades más habituales (y denostadas) en el autismo es la ansiedad. Quiero analizarla en mayor profundidad dado que me acompaña desde que tengo memoria y tomo medicación diaria para controlarla.

¿Qué es la ansiedad?

He leído mucho sobre ella y he preguntado mucho a otras personas sobre la ansiedad y esta es la conclusión que he sacado: la ansiedad es una respuesta natural de nuestro cuerpo-mente ante situaciones que nos producen estrés. El estrés es esa sensación que se acumula en el cuerpo cuando el peligro acecha (pueden ser muchos tipos de peligro). La ansiedad, por tanto, es como la alarma contra incendios que avisa del humo que precede a las llamas. En este caso, el humo sería el estrés y las llamas el peligro.

alarm-1644173

Voy a poner un ejemplo. Una niña de doce años sufre abuso por parte de un par de compañeras. Éstas le obligan mediante amenazas a que haga sus deberes, se burlan de ella públicamente, etc. La niña siente el peligro cada vez que se cruza con sus abusadoras, cosa lógica y normal, por lo que el estrés actúa en su cuerpo. Si algo así le pasara por ejemplo a una leona, lo que haría sería o huir o atacar, dependiendo de sus posibilidades de supervivencia. Dada la sociedad que hemos creado, la niña no puede contemplar estas opciones salvo que la situación se vuelva extrema (estoy generalizando para explicarme). A la niña lo que le toca es aguantar ese estrés, sumado al estrés de sus estudios, sumado al estrés de posibles situaciones familiares difíciles que pueda estar sufriendo, etc.

La ansiedad aparece, cómo no, no para complicarle más la vida a la niña, sino para llamar su atención sobre un asunto sobre el que necesita ocuparse: su salud. Elevadas y continuadas dosis de estrés en el organismo nos dañan de múltiples maneras (por eso se asocian los problemas gastrointestinales con el autismo, por ejemplo). La ansiedad sirve para que esa niña no pueda obviar el problema por más tiempo. Es probable que actúe de forma incapacitante, impidiéndole ir al colegio para que no vuelva a encontrarse con sus abusadoras. Es probable también que las crisis de ansiedad sean vistosas, dolorosas, alarmantes para que la gente de su alrededor se dé cuenta de su sufrimiento y le brinde ayuda y protección.

Así es como funciona la ansiedad y por qué es nuestra aliada más que nuestra enemiga.

danbo-1885151

Pero, ¿qué ocurre cuando concurren autismo y ansiedad? Lo mismo, exactamente lo mismo. Lo que igual muchas mentes neurotípicas no quieren o no son capaces de entender es que, para muches de nosotres, hipersensibles a diversos estímulos, la ansiedad surge con tanta vehemencia, con tanta prontitud porque el estrés que sufrimos es mayor y más constante.

Es imposible para mí no estresarme: los ruidos, la gente, las luces, tener que prestar atención al tráfico, a les peatones, les compañeres de trabajo hablando, socializar forzosamente… Es demasiado para mis sentidos. Sin duda sería más feliz y viviría con mucho menos estrés si pudiera permitirme el residir en el campo, alejada (un poco al menos) de la civilización, sin necesidad de trabajar y ganar dinero para mi subsistencia. Por desgracia, tanto para mí como para muches otres este estilo de vida bucólico está fuera de nuestro alcance inmediato.

El estrés de mi día a día hace que la ansiedad, mi alarma contra el estrés, esté siempre sonando, a veces de forma estruendosa y a veces de forma tenue, pero presente sin descanso. Es normal para mí, para evitarme un sufrimiento innecesario, tomar medicamentos que me ayuden a dominar la ansiedad (en lugar de que me domine ella a mí). Sin embargo, desde que la contemplo como una amiga, una aliada, una herramienta para conocer el camino hacia mi bienestar, es cierto que necesito mucho menos mediación que años atrás.

Así que mi consejo, tanto para autistas como para alistas (no autistas) es que no tratéis a la ansiedad como una enfermedad a combatir, como una enemiga a aplastar. Escuchadla, analizadla, descubrid su origen. La ansiedad no es mala, tratar de frenarla sin hacer caso a su aviso de peligro sí es malo, malo para nosotres.

scream-1819736

Además, y lo dejo como algo para reflexionar, ¿no es curioso que una respuesta de nuestro cuerpo-mente para que nos cuidemos y protejamos esté tan desprestigiada? ¿Acaso no es este sistema opresor quien se beneficia de que nos olvidemos de nuestro dolor para seguir funcionando, que nos droguemos para obviar el peligro que nos acecha y así no responder a él?

Por si os sirve de algo en lo referente a ansiedad: estrategias para sobrevivir en un mundo hostil.

 

Anuncios