Si el mundo está dividido en peras y manzanas, nosotres, les Aspies, somos limones: insoportables al gusto si se muerden a bocajarro. Las peras y las manzanas no dudan en tratar de incorporar a nuestro ácido sabor elevadas e insalubres cantidades de azúcar para convertirnos en seres más tolerables bajo su edulcorado e hipócrita punto de vista. Las peras y las manzanas tampoco dudan en utilizar los atributos de los limones que consideran beneficiosos para elles, siempre en pequeñas dosis claro está, siempre de manera controlada.

Les limones existimos para ser limones, no para convertirnos en peras o en manzanas ni, desde luego, para servir a sus propósitos. Les limones estamos hasta las semillas de despertar fascinación, repulsa, odio y compasión a manzanas y peras, como si fuéramos menos fruta que elles y,  por tanto, con menos derecho a una existencia plena.

He venido aquí a gritar.

Anuncios